viernes, 2 de octubre de 2009

El cuidado del agua en los niños de preescolar

María Isabel Vizcarra Reyna*

Introducción
La Educación Ambiental, es una temática a la cual los docentes de preescolar no le hemos dado la debida importancia, aunado a esto, la influencia de la familia y del contexto en el que los niños se desarrollan nos da como resultado, alumnos poco o nada interesados en el deterioro que sufre el medio ambiente.

Pero ¿Qué hemos hecho nosotras como Educadoras, para que surja este interés?
Cuando tenemos que abordar un tema de esta índole, nos concretamos con proporcionarles datos y conceptos de un gran nivel de abstracción, en consecuencia los alumnos no llegan a comprender ni asimilar dicha información. Otro error que cometemos es pensar que por el hecho de memorizar y repetir datos o frases (¡Cuidemos el agua, no la desperdiciemos!, ¡No tiremos basura!, ¡Cuidemos las plantas! Etc. ) hemos cumplido con el objetivo; pero en realidad ¿ Qué tienen de significativas estas prácticas?

Cuy Claxton, nos explica, que “Comprender algo, es más difícil que repetirlo y, por consiguiente, la enseñanza de conceptos es más compleja que la enseñanza de datos. (Pozo, 1998: 89)

Inclusive uno de los propósitos fundamentales del Programa de Educación Preescolar 2004 es que “Se interesen en la observación de fenómenos naturales y participen en situaciones de experimentación que abran oportunidades para preguntar, predecir, comparar, registrar, elaborar explicaciones e intercambiar opiniones sobre procesos de transformación del mundo natural y social inmediato y la preservación del medio ambiente”.(PEP 2004: 28)

De esta manera, es que existe la necesidad de formarnos hacia lo ambiental, de innovar estrategias las cuales puedan en primer lugar, captar el interés del niño, luego que puedan desarrollar habilidades como: la observación, la formulación de preguntas, la formulación de teorías o hipótesis, la comprobación, la interpretación, la comparación y la comunicación, con el propósito de que sea él quien aplique el conocimiento, descubra y construya sus propios conceptos o cambie los ya existentes.

Analizando un poco el contexto en el que desarrollo mi práctica educativa, pareciera que los pequeños se han acostumbrado a ver calles llenas de basura y el paso de un canal de aguas residuales como algo tan natural que forma parte de su medio ambiente. Me atrevo a decir esto, porque cuando les platiqué del canal de aguas negras que pasa por Río Hondo y el Molinito (colonias que circundan a la nuestra), años atrás era un río de agua limpia, se mostraron incrédulos y opinaron lo siguiente: - “no te creo, siempre ha estado así, sirve para que la gente tire su basura y el agua se la lleve lejos” (Opiniones realizadas el 6 de octubre del 2008).

Es alarmante ver que los niños vean este tipo de prácticas como algo que ya es parte de su medio.

Todo lo anterior me llevó a plantear la siguiente problemática “¿Cómo fomentar en el niño una actitud investigadora, que le ayude a cuidar su medio ambiente?

Se propone como alternativa de solución una estrategia didáctica, con una serie de actividades organizadas en cuatro bloques, los cuales tratan de abordar algunos de los principales temas sobre el cuidado y preservación del medio ambiente, estos son:

I. Cuidado del agua.
II. Cuidado de la flora.
III. Cuidado de la fauna.
IV. La basura.

La propuesta está basada en el Programa de Educación Preescolar 2004 y promueve el desarrollo de algunas competencias del Campo Formativo, Exploración y Conocimiento del Mundo en su aspecto, Mundo Natural.

En este ensayo, solo me remitiré a hablar sobre el análisis de las hipótesis elaboradas por los niños, en torno a “El Cuidado del agua”, este bloque consta de tres actividades. La primera llamada “El agua en la tierra” pretende que comprendan por qué es importante cuidar el agua; la segunda actividad “El baño ecológico”, tiene como objetivo principal mostrarles cómo podemos ahorrar agua, y la última es “Abra cadabra, esta agua está contaminada”, intenta que los pequeños observen como el agua contaminada afecta a los seres vivos.

Los niños tienen un modo peculiar de explicar el mundo. Al respecto la revista digital Con Texto Educativo, publica en uno de sus artículos llamado “El niño y la Ciencia” que “En la etapa infantil comprendida entre los 4 y 11 años el niño explica los fenómenos naturales de una manera sincrética; es decir utilizan conceptos y códigos del sentido común, de la religión que profesa su familia y de lo que ha aprendido en su cotidianidad”, quién de nosotros no ha escuchado a un pequeño decir, - “ llueve porque Dios abrió una llave” o “está lloviendo porque los angelitos están llorando” , etc.
Juan Ignacio Pozo, hace una clasificación de estas concepciones y las llama teorías implícitas, las define como “…el resultado del sentido común, es decir el funcionamiento del sistema cognitivo humano, que intenta dar sentido a un mundo definido no sólo por las relaciones entre los objetos físicos que pueblan el mundo, sino también por las relaciones sociales y culturales que se establecen en torno a esos objetos” (Pozo, 1998: 103)

El origen de estas teorías pude ser sensorial (s), en donde buena parte de esas concepciones se forman de modo espontáneo, y se basa esencialmente en el uso de reglas de inferencia causal.

Otras son de origen cultural ©; surgen como resultado de la interacción directa con el mundo, como el entorno social y cultural, es un conjunto de creencias compartidas por los grupos sociales.

Finalmente, otras son de origen escolar (e); son aquellos “errores” conceptuales de los alumnos que tienen aparentemente su origen en la propia enseñanza recibida. (Ibidem: 96-103)

Actividades para el Cuidado del agua
La mayoría de nosotros hemos escuchado que la superficie de la tierra está cubierta de agua en un 70% y tan solo el 30% es tierra firme, inclusive le llegamos a llamar planeta azul o planeta agua.

El Centro Virtual del Agua explica, “La realidad es que no es un planeta de agua, apenas es un planeta mojado. Para darnos una idea es como si mojáramos una naranja, la pequeña película de agua que permanece en la cascara es la misma porción de agua que existe en nuestro planeta”.

Las situaciones didácticas planteadas en la propuesta, son trabajadas bajo el método de Talleres. (Taller de ciencia).

Entendiendo que, un taller es un método de organización de los contenidos, en el que el punto de partida es una situación real, preguntas, necesidades o problemas, en distintas áreas como: salud, alimentación, medio natural, artesanías, tecnología etc., pretende el favorecimiento de la exploración, indagación, la creación y la construcción compartida del conocimiento, en un determinado espacio y tiempo.

Las actividades propuestas se encuentran organizadas en tres momentos:

En un primer momento se plantea una serie de preguntas, las cuales tienen como fin, captar la atención y el interés de los niños. La búsqueda de respuestas hace que planteen teorías o hipótesis alrededor de las mismas.

En un segundo momento, realizan un experimento, el cual les permite poner a prueba sus teorías o hipótesis.

En un tercer momento, interpretan los resultados y comparan sus hipótesis, lo que les permite seguir sosteniendo sus teorías o modificarlas.

1ra Actividad. “El agua en la tierra”

Preguntas planteadas. ¿Sabías que la mayoría de la superficie de la tierra está cubierta por agua? ¿Sabes por qué, si hay tanta agua debemos cuidarla y no desperdiciarla?

Registro de hipótesis
§ El agua nunca se va a acabar(s)
§ Porque dicen en la T.V. que u n día se va a acabar©
§ Porque no debemos contaminarla ©
§ Hay que cuidarla porque en mi casa no llega el agua ( Pedro vive en una vecindad)©
§ Porque el agua sucia nos hace daño©


El experimento consiste en lo siguiente: Se mezcla previamente un poco de colorante vegetal con agua, se vierte en una cubera para hielos y se mete al refrigerador hasta que se haga hielo.

Una vez hechos los hielos. Se llena un vaso con agua de la llave, se agregan dos o tres cucharadas de sal y se agita vigorosamente.
Se coloca un cubo de hielo en la superficie del agua del vaso. Esperar unos segundos.
Explicación. El agua dulce, que sale del cubo, se va derritiendo y se queda en la superficie del agua que le agregamos la sal (salada). Se dice que el agua dulce es menos pesada que la salada, porque queda encima “flotando”.
El agua de los océanos representa el 97% de toda el agua de la tierra. El otro 3% es agua dulce que podemos consumir y se encuentra básicamente como hielo, en los polos Norte y Sur.


Registro final de la evaluación
§ El 100% de los alumnos al inicio de la actividad, no sabían porqué debemos de cuidar el agua.
§ Al final de la actividad el 98% del grupo, logró entender que sólo una mínima parte de toda el agua de nuestro planeta es consumible. Esto lo pude percibir cuando se estuvieron comunicando entre ellos, en los equipos.
§ Inclusive un alumno llamado Johan pasó al frente a explicarle a otro compañero que no entendía, dijo - “es muy fácil, sólo una poquita de agua que hay en todo el mundo la podemos usar, la otra no, porque nos hace daño”.


Al analizar el cuadro de la evaluación final, podemos percatarnos cómo una teoría implícita se puede llegar a transformar. La teoría de Piaget sobre la estructura de la inteligencia, afirma que “La adaptación es un equilibrio que se desarrolla a través de la asimilación de elementos del ambiente y de la acomodación de esos elementos por la modificación de los esquemas y estructuras mentales existentes como resultado de nuevas experiencias”. (Araujo y Chadwick,1988: 105)

2da Actividad. “El baño ecológico

Preguntas planteadas: ¿En dónde utilizan el agua en su casa? y ¿Aquí en la escuela en dónde la utilizamos?, ¿Cómo se imaginan que podemos ahorrar agua, tanto en nuestras casas como en la escuela?

Registro de hipótesis.
§ La utilizan para lavarse las manos, pero hay que cerrarle al lavabo(e)
§ No lavar el coche con la manguera©
§ Bañarse rápido©
§ No bajar la palanca del baño a cada rato, no jugar con ella(e)
§ Mi mamá me da un vaso de agua para lavarme los dientes, porque dice que se ahorra agua©


El experimento consiste en lo siguiente: Primero se lava la botella de refresco de ½ litro.
Depositar las piedras dentro de la botella, de manera que sean suficientes para llenar el fondo, el resto llenarlo con agua y taparla.

Se quita la tapa del tanque de la taza del baño. Se baja la palanca para vaciar el agua y se coloca la botella en el fondo del tanque. Hay que tener cuidado de que no se atore la cadenita y permita subir y bajar la palanca.

Se vuelve a colocar la tapa del tanque. Ahora cada que bajemos la palanca ahorraremos de 1 a 2 litros de agua.

Explicación. La botella crea un espacio, haciendo que quepa menos agua en el tanque, así cada que bajamos la palanca ahorramos entre 1 o 2 litros.

Registro final de la evaluación
§ Fue una actividad NO adecuada para niños de preescolar por las siguientes razones:
- No pudieron observar el ahorro del agua, al bajar la palanca del baño.
- La explicación de que la botella crea un vacio, haciendo que quepa menos agua, fue un concepto muy complejo.

Como podemos observar, la actividad no fue adecuada. No pudieron percibir la cantidad de agua que se ahorra al bajar la palanca del baño, por lo tanto tiene un grado de abstracción que es difícil de asimilar y comprender para un niño preescolar, recordemos que se encuentran en el periodo preoperacional según Piaget, en donde requieren de procesos sensoriomotrices y del pensamiento simbólico para aprender.

Otro aspecto que hizo que la actividad no tuviera éxito fue, el manejo de algunos conceptos complejos (vacío, espacio). “…al proponer cosas que el niño no comprende, la escuela obliga a desarrollar un conocimiento típicamente escolar, que le sirve sólo dentro de la misma” (Tonucci, 2005: 39).

Después de esta experiencia la pregunta fue: ¿Se pueden manejar conceptos complejos de un modo simple?

Se replanteó la actividad de la siguiente manera:

Presentar a los alumnos dos botellas de refresco de 2 litros cortadas y hacer una marca en la parte superior.

Depositar piedras dentro de una botella de ½ litro, de manera que sean suficientes para llenar el fondo, el resto llenarlo con agua y taparla.

Poner la botella de ½ litro dentro de uno de los envases con la marca y llenar con agua las botellas hasta la marca, preguntar ¿En donde creen que hay más agua? ¿Qué pasa si saco la botella que está adentro?


Registro de hipótesis
§ Los dos recipientes están llenos hasta la misma línea(s)
§ Cuando saque la botella se quedará igual(s)
§ Cuando saque la botella bajará el agua, porque cuando me baño, meto la mano en la bandeja, y el agua sube, si la saco el agua baja(s)

Retirar poco a poco la botella con las piedras para que observen. Meter y sacar una y otra vez para que puedan percibir el fenómeno.

Explicación: Los envases grandes son como los tanques de las tazas de nuestros baños. Si metemos un envase con piedras podemos observar que ocupa menos agua, lo cual nos ayuda a ahorrarla. Esto es porque el envase con piedras ocupa el espacio que debería ocupar el agua en el tanque.

Registro final de la evaluación
§ Los niños expresaron lo siguiente:
- La botella que tenía adentro la otra botella chica de piedras, tenía menos agua.
- La botella ocupó el espacio del agua
- Lo que le falta de agua es lo que podemos ahorrar. De la marca hasta donde llega el agua sin la botella de piedras.

3ra Actividad. “Abra cadabra, esta agua está contaminada”

Se coloca una lámina de un río contaminado, lleno de desechos y basura (esto es para incitarlos a que pregunten).

Preguntas planteadas ¿Qué observan en la lámina?, ¿Qué creen que pase con los animales y plantas que viven allí?, ¿Podrían ustedes consumir de esa agua?, ¿Saben que cosas contaminan el agua?

Registro de hipótesis
§ Se mueren las plantas©
§ Les hace daño a los animales, se enferman©
§ La basura contamina el agua©
§ Si tomáramos esa agua, nos enfermaríamos de vómito y de la panza©
§ Las plantas crecen no importa el agua(s)
§ Las plantas se hacen tostadas(s)
§ La popo de los perros contamina el agua©

El experimento consiste en lo siguiente: Mezclar un poco de colorante vegetal con agua vaciarlo en un recipiente. Se introduce un clavel blanco o una rama de apio. Se deja a la vista de los niños, al final del día pediremos que lo observen ¿Qué pasó?
Se dejar la flor en al agua con colorante, durante una semana y se registran los cambios.
Explicación. El clavel cambio de color porque tomó el agua que estaba contaminada (colorante). Es lo mismo que les sucede a los seres vivos que llegan a consumir agua contaminada.

Registro final de la evaluación
§ Los alumnos pudieron observar después del tercer día cómo el clavel y el apio cambiaron de color por estar dentro del agua con el colorante vegetal, que simuló ser el agua contaminada.
§ Al final comprendieron que si un ser vivo consume agua contaminada, les hace daño.
§ El experimento fue muy significativo, ya que una niña que se llama Brigitte dijo que le quería enseñar a su mamá lo que habíamos hecho, luego otro niño comentó que él también, al final todos decidieron mostrarles a sus papás la actividad.
§ Una mamá comentó que ahora su hija es más cuidadosa con
el agua.

Esta serie de actividades pretenden formar la conciencia y la valoración de por qué debemos cuidar el agua. Uno de los propósitos fundamentales de la Educación ambiental dice que “De nada vale que conozcamos el mundo que nos rodea y que sepamos cómo actuar para preservarlo si no formamos normas, principios y valores”.

Conclusiones

Las prácticas educativas que hasta hoy se llevan a cabo en nuestras aulas con respecto a lo ambiental, son inadecuadas, la principal causa “La falta de una formación ambiental del cuerpo docente”.

Urge impulsar la Educación Ambiental; en algunos contextos los pequeños ven la contaminación del agua y del suelo como algo que forma parte de su medio ambiente.

Los niños en edad preescolar, elaboran teorías a partir de sus conocimientos previos, lo que les ayuda a explicar el mundo que les rodea y lo que en él acontece.

Al aplicar el primer bloque de la alternativa de solución, podemos contrastar algunos cambios significativos entre estas teorías iníciales y las que elaboraron o modificaron después de la experimentación.

Analizando los cuadros de registro de hipótesis y de acuerdo con la clasificación que realiza Pozo sobre el origen de las teorías implícitas, podemos determinar que: un 65% de las hipótesis planteadas tiene un origen cultural©, un 27% son de origen sensorial(s) y el otro 8% son de origen escolar(e).

Por lo anterior podemos concluir que, la influencia de la familia, del entorno social y cultural en el que se desarrollan los niños, transmite la mayoría de creencias sobre los hechos y fenómenos del medio.

Analizando el cuadro de registro final de la evaluación, podemos observar cómo son capaces de cambiar o modificar sus teorías iníciales, después de experimentar.

Finalizando, el papel del docente es clave, podemos seguir elaborando carteles muy creativos que destaquen la importancia de cuidar nuestro medio y creer que será significativo para nuestros alumnos o podemos implementar estrategias que le permitan descubrir por qué es importante dicho cuidado. NOSOTROS PODEMOS ELEGIR.

Bibliografía
ARAUJO Joao B. y CHADWICK Clifton B. “La teoría de Piaget, en : Tecnología Educacional. Teorías de instrucción. España Paidós Educador, 1988. Pp.65-79.
Centro Virtual de Información del agua. Fuente: CONAGUA (Comisión Nacional del Agua).
http://agua.org.mx/
MARTINEZ Gómez Mishel Y, AVILA Hernández Paola y GÓMEZ Cornejo Rosa (2005) Ciencia y conocimiento del medio. 3ªEdic. México (2008)
POZO Juan Ignacio y M.A GÓMEZ CRESPO (1998) Aprender y enseñar ciencia.3ª Reimpr. Madrid Morata, 2001. 85-127pp.
Revista digital de Educación y Nuevas Tecnologías. http://www.contexto-educativo.com.ar/
SEP. (2004) “Principios Fundamentales” en Programa de Educación Preescolar 2004. México. Secretaria de Educación Pública, 2004. p 28.
TONNUCI, Francesco (2005) “El niño y la ciencia” en Curso de Formación y Actualización Profesional para el Personal Docente de Educación Preescolar. Volumen II. pp. 37-50.

* Pasante de la Licenciatura en Educación de la Universidad Pedagógica Nacional. Unidad 095 Azcaptozalco.

1 comentario:

María Teresa Bravo dijo...

Bueno el artículo del cuidado del agua en preescolar. Voy a retomar lo que dice Pozo para mis asesorías a las directoras.